Opel Insignia GSi, resurgiendo unas siglas que hicieron historia


A finales del pasado siglo solo nos eran necesarias tres siglas para saber que estábamos hablando de los coches más dinámicos de Opel: GSi. ¿Quién no recuerda aquellos Corsa, Astra o Kadett GSi de los 80 y 90? Incluso hoy en día no es complicado cruzarse con alguno de ellos, pues es una “saga” de modelos que aún mantiene un buen número de fans.

El caso es que la marca alemana ha querido revivir estas siglas con una de sus más recientes incorporaciones a la gama, el Insignia. De este modo, la versión que os detallamos a continuación se denomina Opel Insignia GSi. Sin llegar a la radicalidad de un OPC, el Insignia GSi ya ofrece unas buenas dosis de deportividad con nada menos que 260 CV y mantiene la compostura en su elegancia.

Como ya os contamos durante su presentación hace un par de meses, el Opel Insignia es una de las berlinas medias que mejor ha funcionado en su primera generación y, según las previsiones, con esta segunda volverán a triunfar. La variante GSi probablemente no será de las más vendidas, pero lo cierto es que ofrece una estética más deportiva y unas notables mejores prestaciones dinámicas.

Estética del Opel Insignia GSi

Opel Insignia GSi

La imagen exterior no difiere demasiado de las versiones más normales. Mantiene las mismas líneas, cambiando únicamente ligeras formas de los paragolpes y añadiendo detalles cromados así como nuevas entradas de aire. En el costado tenemos nuevas llantas de 20 pulgadas calzadas con neumáticos Michelin Pilot Sport 4 S y unas taloneras más marcadas; mientras que en la zaga destacará un alerón ubicado sobre el perfil del portón del maletero. En la parte baja las salidas de escape vienen cromadas y colocadas en un difusor de color negro.

En el habitáculo también hay detalles que nos intentan transmitir esa mayor sensación de deportividad, aunque tampoco llega a ser algo radical. Los asientos, probablemente, sean los elementos más llamativos del Opel Insignia GSi, pues son muy deportivos gracias al reposacabezas fijo, las grandes sujeciones laterales y el diseño conseguido en la parte superior del mismo.

Opel Insignia GSi

Dinámica del Opel Insignia GSi

El nuevo Insignia es completamente distinto a su predecesor. Más allá de los cambios estéticos, que no son precisamente pocos, el nuevo modelo resulta mucho más dinámico y deportivo. Se ha reducido notablemente su peso y, además, se encuentra más cerca del suelo, lo que mejora mucho su paso por curva. Para que os hagáis una idea, este Opel Insignia GSi es 160 kilos más ligero que el anterior Insignia OPC, siendo capaz de mejorar su tiempo por vuelta en el viejo trazado de Nürburgring.

Opel Insignia GSi

La versión GSi que hoy os desvelamos cuenta con un chasis puesto a punto específicamente. Entre otras cosas recibe unos muelles 10 mm más cortos y amortiguadores más duros. Por su parte, cuenta con el chasis adaptativo FlexRide que adapta la suspensión, la dirección, la respuesta del acelerador y la gestión del cambio automático de 8 relaciones. El conductor puede elegir entre los modos Standard, Tour y Sport. Pero eso no es todo, pues el Opel Insignia GSi también trae un modo “Competición” que varía la entrada del ESP en funcionamiento, para permitir cierta diversión.

Motorizaciones del Opel Insignia GSi

Opel Insignia GSi

En su llegada a nuestro país se ofrecerá con un motor 2.0 turbo de gasolina que entrega 260 CV y 400 Nm de par. Su consumo combinado es de 8,6 l/100 km. El motor tetracilíndrico se combina con una caja de cambios automática de 8 velocidades, que también cuenta con levas tras el volante, y con el sistema de tracción integralde la firma. Más tarde llegará un propulsor diésel, aunque desconocemos versión y fecha de llegada.

Fuente: actualidadmotor.com

Previous BMW sustituye a su jefe de marketing por el de Philips
Next Prueba Audi R8 V10 Plus

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 6 =