Herramientas imprescindibles que todo ciclista debe tener


Nuestra visita a una tienda no debería terminarse cuando compramos la bicicleta, la ropa y el casco, hay una serie de herramientas que, obligatoriamente, todo ciclista debería disponer de ellas y llevar consigo cada vez que sale a montar.
Acabamos de comprar una bici nueva y no vemos el momento de salir a rodar con ella. Pero atención, antes de ponernos a pedalear debemos saber que hay ciertas herramientas imprescindibles que debemos tener, tanto para llevar con nosotros en cada salida, como para tener en casa para hacer correctamente el mantenimiento más sencillo de la bicicleta.

Parches, desmontables… el pack básico

 

Lo primero que debemos llevar con nosotros sería el pack básico, es decir, el compuesto por desmontables, parches, cámara de repuesto y una bomba de mano. Un pinchazo es la avería más común de las que vamos a sufrir y necesitaremos estos accesorios para poder repararlo y continuar con la ruta. Como decimos, es lo básico y no es habitual encontrar nadie que no lo lleve.

Consejo: Es muy frecuente que nos olvidemos de comprobar el estado del pegamento y cuando vayamos a necesitarlo encontremos que no vale para nada porque se ha secado. Una de las mejores formas de evitarnos disgustos son los parches autoadhesivos. Quizá son algo más caros, pero merecen la pena.

Aunque llevemos cámaras “con moco” o incluso ruedas tubeless, nunca está de más llevar una cámara y unos parches de repuesto. Si se nos raja la cubierta, podremos hacer una reparación de emergencia, incluso pegando el parche en el interior de la cubierta para tapar el agujero, que nos permitirá llegar de vuelta a casa.

Una multillave, imprescindible

Evidentemente otra de las herramientas que debemos llevar siempre con nosotros es una multillave con las puntas más habituales de nuestra bicicleta, que nos salve en caso de tener que apretar cualquier parte móvil que se nos haya soltado o movido. Por ejemplo, en caso de caída, la patilla del cambio se puede doblar o mover, el manillar, las manetas de los frenos, etc. También es habitual que necesitemos modificar la altura del sillín y, si no cuenta con un sistema de palomilla, tendremos que recurrir a una llave allen.

Consejo: Conviene revisar los tornillos de nuestra bicicleta. Muchas marcas comienzan a mezclar cabezas de allen con torx, y no todas las multillaves llevan puntas de torx, por lo que es recomendable buscar una que nos cubra el máximo de nuestras  necesidades.

El tronchacadenas, un salvavidas

Las herramientas de las que hemos hablado hasta ahora son las básicas, pero existen algunas más que se tornan imprescindibles que llevemos con nosotros, sobre todo si hacemos mountain bike (MTB). Como es el caso de los tronchacadenas. Aunque llevemos un correcto mantenimiento de la bicicleta, nadie está exento de romper la cadena. Y cuando ocurra será casi siempre en el peor momento.

Un tronchacadenas nos permitirá extraer el eslabón roto y unir nuevamente la cadena. Como elemento complementario, necesitaremos llevar bulones de repuesto aptos para nuestra cadena. Hay que tener cuidado de que sea compatible con nuestra cadena, pues no es lo mismo una cadena de 8, 9, 10 u 11 velocidades.

En caso de no llevar bulones de repuesto, al menos podremos manipular el siguiente eslabón de la cadena y mantener el bulón usado para unirla de nuevo. Aunque la cadena quedará algo más corta y no funcionará 100% perfecta, al menos podremos continuar la ruta hasta llegar a casa.

Consejo: Los eslabones rápidos son una opción excelente para reparar la cadena rápidamente en la ruta y sin herramientas. Sólo necesitaremos el tronchacadenas para retirar el eslabón roto y luego, simplemente con las manos, podremos instalar el nuevo eslabón. Con ellos, además, no necesitaremos cambiar la cadena ya que seguramente mantengamos la misma longitud de cadena.

Llave dinamométrica, llaves allen, bomba de pie… hazte con un taller en casa

Hay tres herramientas imprescindibles que debemos tener en casa para hacer un mínimo y correcto mantenimiento de nuestra bicicleta. Incluso una revisión rápida antes de cada salida: Una llave dinamométrica, juego de llaves allen y bomba de pie con manómetro.

La llave dinamométrica es la gran desconocida en muchos casos, y es una herramienta fundamental para evitar dañar los componentes de fibra de carbono, desde la potencia o el manillar hasta el cuadro. Los tornillos vienen con un par de apriete que debemos respetar si no queremos pasar la rosca o incrustarlos en el carbono, incluso en piezas de aluminio corremos el riesgo de hacerlo si nos pasamos apretando.

Disponer de un juego de llaves allen, con 8 medidas diferentes, nos garantiza poder ajustar, prácticamente, toda la bicicleta, desde la del 8 o el 10 que necesitaremos, hasta la de 1,5 que nos puede servir para los ajustes más pequeños.

La comodidad de uso que tendremos con un buen juego de llaves allen no lo tendremos con ninguna multillave, ya que el mayor tamaño del mango nos servirá para hacer más palanca a la hora de apretar o de soltar tornillos que se hayan quedado adheridos.

Consejo: Una buena idea, si vamos a comprar un juego de llaves allen, es que busquemos unas que tengan la cabeza hexagonal en uno de los extremos, ya que de esta forma podremos acceder mejor desde el lado a algunos tornillos. Como por ejemplo a los del portabidón o a algunos de las manetas cuando tenemos el manillar lleno de controles (de bloqueo de amortiguador, de tija telescópica, etc.).

Mucha gente no le da la importancia debida a una bomba de pie, también llamadas bombas de taller, pero son un elemento casi fundamental. Y lo son por dos motivos, con las bombas de mano cada vez más pequeñas, para poder llevar en las mochilas, maillots o ancladas en la bicicleta sin que apenas se note, muchas veces no podremos alcanzar la presión deseada con ellas, especialmente en las ruedas de carretera que llevan presiones superiores a las de montaña. Con una buena bomba de pie no tendremos ese problema, ya que con ellas se alcanzan, relativamente fácil, presiones superiores a los 8-9 bar.

El otro motivo es, precisamente, poder controlar la presión que introducimos en la rueda gracias al manómetro. Inflar hasta que la rueda “esté dura” y comprobarlo a ojo puede valer para dar un paseo por el parque, pero una rueda excesivamente hinchada, además de que es más fácil de pinchar y se incrementa el riesgo de reventón, será excesivamente rebotona y peligrosa.

Por otro lado, una rueda con una presión baja, además de lastrarnos innecesariamente, implica cierto riesgo de destalonar o de flanear en las curvas haciendo la bicicleta ingobernable. Por eso, tener una bomba de pie con manómetro en casa nos permitirá comprobar antes de salir que llevamos la presión adecuada.

Otras herramientas importantes

Si nuestro objetivo es que hagamos el mantenimiento completo de nuestra bicicleta en casa, necesitaremos otras herramientas desde el habitual destornillador con varias puntas o un cortacables afilado, hasta otras más específicas de nuestra bicicleta, empezando por la llave de radios.

La llave de radios nos permitirá ajustar la tensión de los mismos según vayan perdiéndola con el paso del tiempo, los baches, etc. Es una operación delicada y no es aconsejable que la hagamos si no estamos muy seguros de ello y sabemos hacerla, ya que corremos el riesgo de pasarnos apretando un radio y doblar la llanta.

Extractor de pedalier o llave de pedalier. En función del tipo y marca del pedalier que dispongamos (BSA, cazoletas, pressfitt, Shimano, etc.) necesitaremos una herramienta específica para poder sacarlo y limpiarlo. O apretarlo para quitar las holguras que salen con el paso del tiempo. Muchos de ellos se pueden manipular, simplemente, con dos llaves allen del 8 y del 10.

Igualmente una llave y el extractor de piñones nos permitirán hacer el mantenimiento o la sustitución del cassette cuando sea necesario. Al igual que los útiles de limpieza y las consecuentes grasas (de montaje, para carbono…) y lubricantes de cadena.

Todo ello será mucho más sencillo de utilizar si, además, contamos con un potro o, al menos, un pie que nos permita mantener la bicicleta ligeramente elevada al trabajar con ella.

Fuente: maillotmag.com

Previous El Audi A8 estrella de la película Spider-Man Homecoming
Next ¿Cómo hacer un caballito en moto de enduro?

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 4 =